A todas nos ha ocurrido lo mismo. Comenzamos la dieta con toda la intención y motivación del mundo. 1 día, perfecto, 2do día mejor aún, pero llega el 3er día y ya estas soñando con una torta de chocolate. ¿Qué ocurre? ¿Porque nuestra mente no nos deja tranquilas? Porque somos tan débiles frente a nuestra mente y cuerpo. Pareciera que ellos mandan. Y lo más irónico es, que es el cuerpo y la mente los que más se benefician de la comida sana.

¿Entonces porque nos lo hacen más difícil? Yo les voy a explicar.

Como ya les dije, información es poder.

Apio1s

La razón principal por la que sufrimos ansiedad por ciertos alimentos más que por otros, es por desórdenes alimenticios, falta de nutrientes y abuso de estimulantes. ¿Porque no nos apetece un plato de legumbres con espinaca al abrir el refrigerador, pero si un pan tostado con mantequilla?

  1. La hiper/hipo glucemia

La glicemia es el nivel de azúcar en tu sangre. Si consumes azúcar de cualquier forma, tu glicemia aumenta y la hormona insulina es secretada. La insulina es algo muy complejo pero fundamental de saber a la hora de aprender a elegir alimentos por lo que la veremos en un post aparte. Por ahora nos quedamos con la glicemia que es el nivel de azúcar en la sangre luego de que comemos un alimento que contiene carbohidratos y/o azúcar. Cuando la cantidad de azúcar es mucha, por ejemplo después de comernos un pedazo de torta, probablemente estamos en estado de hiperglicemia (nivel de azúcar muy alto). Inmediatamente lo que el cuerpo hace, es trabajar como loco para reducir esos niveles. El problema es, que luego los deja tan bajos, que nos movemos hacia el contrario, la hipoglucemia (niveles muy bajos de azúcar en la sangre). Cuando esto ocurre, el cuerpo pide azúcar como loco nuevamente, y a ese deseo nosotros somos muy débiles por lo que caemos en la petición y pedimos otro pedazo de torta más. Es un círculo vicioso como pueden ver, muy difícil de romper. ¿Para curarlo? Deben evitar consumir alimentos que contengan demasiado azúcar porque luego no vas a poder parar. Este es una razón por la cual sufrimos de ansiedad por lo dulce, no te dejes engañar que es solo porque te “parece rico”. El cuerpo te pide con tanta ansia que tu lo traduces como que es “rico”. Cambia los dulces por los productos integrales (salvado, germen de trigo, Cebada, Maíz, Alforfón, Harina de Maíz, Harina de Avena, Brócoli, Zanahoria, Berenjena) o alimentos que puedes encontrar con estos ingredientes (Pasta de maíz o salvado, papas, Frijoles, Lentejas, pan integral, arroz integral).

  1. Comida sana vs. calorías

Hay una diferencia entre la comida sana y la comida que no engorda. No es lo mismo y hoy en día se están mezclando los términos. En algunos casos yo opino que está bien priorizar lo sano por sobre lo bajo en calorías, otras veces debes tener cuidado con alimentos que aunque sean sanos, son muy calóricos. Si estas comenzando la dieta que te proponemos en Menú a Prueba, y hacerla como parte de tu estilo de vida para cambiar tus hábitos alimenticios de una vez por todas, deberías considerar ambas pero enfocarte por ahora en aquellos que son sanos Y bajos en calorías. Definitivamente debes comer comida sana, pero igualmente cuidarte de la comida calórica.

Con el tiempo eso sí, cuando ya creas que eres capaz de llevar un estilo de vida sin volver a caer en los viejos malos hábitos, puedes comenzar a incluir alimentos que aunque son sanos, son muy calóricos como por ejemplo ciertas frutas, semillas, productos derivados de semillas y aceites. Es importante mencionar esto dentro de las razones por las que sufrimos de ansiedad porque muchos alimentos que a nuestros ojos parecen estar prohibidísimos cuando estamos tratando de bajar de peso (plátano, piña, palta, aceite de coco, leche de coco, leche entera, miel, almendras, etc), en realidad pueden aportarnos muchos nutrientes y así balancear los déficit que tiene nuestro cuerpo. Y a menor déficit, menos ansiedad porque estamos cubriendo al cuerpo con todo lo que necesita.

apio4s

  1. Alimentos procesados

Si consumes muchos alimentos procesados, refinados, envasados y desnaturalizados, estás produciéndole al cuerpo un déficit de micro-nutrientes como vitaminas y minerales. Este es un gran problema ya que el cuerpo tiende a compensar la falencia de estos, pidiéndote más comida. Para suplir la falta de micro-nutrientes debes comer muchas más cantidad de comida envasada y procesada porque contienen muy poco de estos. En cambio si comes alimentos que contienen estos por montones el cuerpo estará satisfecho en ese ámbito.

processed food

Como ejemplo: los alimentos refinados como la harina y el pan, tienen deficiencia en nutrientes como zinc y vitamina B1 cosa que daña tu intestino y así se dificulta la absorción de otros alimentos con sus nutrientes.

Estos y otros alimentos se denominan “ladrones de nutrientes”. (http://www.elenaperea.com/articulos/10-compulsion.html)

Son alimentos que no sólo no aportan si no más encima nos quitan nutrientes. El café, el té negro (por el estimulante), el azúcar y el chocolate (cacao no crudo). Estos alimentos o ingredientes, impiden la absorción de otros, y un cuerpo con carencias siempre va a tender a comer de manera desequilibrada.

No es necesario que dejes por absoluto estos alimentos, pero debes ser consciente de la cantidad que usas. No tomes café todos los días y evita el chocolate cuando puedas. Por eso además en Menú a Prueba recalcamos que a veces es menos importante que alimentos debes dejar de comer y más bien pensar en que alimentos debes comenzar a incluir.

  1. La sal

Sumando al problema de la absorción de nutrientes de los alimentos procesados y envasados, nos encontramos con el exceso de sodio. Todos estos productos tienen mucho sodio porque es la única forma de “preservar”-los. Si el consumo de sal de una persona normal debiese ser entre 500mg y 1000mg, hay alimentos como las aceitunas envasadas, las papas fritas, pan, galletas, cereales en caja que pueden hacernos consumir hasta 15.000mg al día. Y el problema del sodio no lo estoy abarcando desde el punto de vista de salud, también un tema grave, si no desde la perspectiva de la dieta, porque entre más sal comas en el día, más ansiedad tendrás por comidas saladas y producirás otros déficits más como la dificultad de absorber calcio y magnesio.

apio3s

Conclusión:

Estos datos quizás los has escuchado mil veces pero yo te los estoy planteando de otra manera. Si sigues con estos malos hábitos, solo estás aportando a tu ansiedad a la comida. No puedes pretender bajar de peso de forma sostenida si no mejoras y eres consciente de estos hábitos, porque te están jugando una mala pasada. Te están dando ansiedad. Y he recibido cientos de mensajes de lectoras que me dicen que son incapaces de seguir una dieta ¡porque tienen ansiedad! Entonces, te recomiendo incluso antes de si quiera pensar en bajar tus calorías, partir por esto. Si no puedes contra la ansiedad, te recomiendo de verdad que te olvides por un tiempo de tu dieta, sigue comiendo hasta que quedes satisfecha, pero cambies los alimentos. Si no quieres pasar hambre, okey, no lo hagas, pero no te llenes con pan blanco. Llénate con avena. Si necesitas algo grasoso okey, pero no comas queso, come almendras. Si necesitas algo dulce, comete un plátano, no un chocolate.

Ojo que la avena, las almendras y el plátano son muy calóricas, pero por lo menos comenzarás a balancear tu cuerpo dándole nutrientes y no quitándole. Porque todo lo que le quitas, te lo va a exigir devuelta, y créeme…..no te lo va a pedir por las buenas.

Comments

comments

Share This